Beneficios del Parto Bajo el Agua

A pesar de lo hermoso y gratificante, desde la perspectiva de muchas madres, la experiencia del parto puede llegar a ser estresante y sofocante tanto para ellas como para su bebé.

A raíz de esto, a lo largo de los años se han desarrollado nuevas técnicas que reducen el estrés y otras sensaciones negativas al cual están expuestos durante el proceso de parto natural o cesárea para conseguir una manera más confortable y gentil de traer tu bebé a este nuevo mundo.

Uno de los tipos de parto natural que más ha tomado relevancia en la actualidad y es recomendado entre las mismas madres, es el parto bajo el agua porque puede darse tanto en hogares como centros hospitalarios y traer al nuevo miembro de la familia bajo un ambiente menos traumático y que mantiene más relajada y con menos stress a la madre.

Sigue leyendo para que conozcas más sobre la experiencia del parto natural bajo el agua y puedas decidir si es el más indicado para ti y tu bebé.

¿Qué es el parto natural bajo el agua?

Un parto bajo el agua es aquel donde la mayor parte del trabajo de parto se realiza estando la madre en una tina o piscina llena de agua a temperatura ambiente o tibia, acorde con la temperatura corporal de la madre, para ayudar a la relajación de la misma durante todo el proceso y que el niño salga al mundo en un ambiente parecido al que vivió durante todo su proceso de gestación en la barriga de su mamá.

¿Cómo se da el parto natural bajo el agua?

El parto natural bajo el agua es un proceso asistido o de acompañamiento del trabajo de parto de la madre por una partera o profesional de la salud que la asistirá en cada etapa del proceso hasta la expulsión del bebé, donde todo o parte del proceso se realizará con la madre introducida en una tina de agua acondicionada para ello.

Usualmente las madres se introducen en la piscina o tina durante la etapa de dilatación en fase activa, dada a partir de los 4 cm de dilatación del cuello uterino hasta llegar a los 10 cm. Con esto lo que se busca es relajar a la madre de los dolores en la parte baja de la espalda y de las tensiones de las contracciones.

Posteriormente se procede con la etapa de expulsión (nacimiento del bebé) que se da igualmente debajo del agua, si todo ha transcurrido con total normalidad y la madre se siente cómoda con ello. 

Al ser expulsado el bebé debajo del agua éste sentirá menor impacto o estrés al salir de la comodidad y oscuridad del vientre materno a otro ambiente totalmente distinto, como sucede al nacer en un frío e iluminado quirófano. 

La calidez y temperatura del agua le da algo de tiempo para aclimatarse a su nuevo mundo, pues el ambiente de la misma está preparado de manera similar a lo que él bebe ha estado experimentando durante los 9 meses de gestación dentro del saco amniótico. 

No te preocupes que por su propio instinto el bebé no respirará hasta que lo saquen del agua; de igual manera seguirá teniendo oxígeno a través del cordón umbilical, así que no se ahogará.

Si llegado el momento la madre no se siente cómoda y con total confianza en este método, puede darse la etapa de expulsión fuera de la piscina. 

La última etapa de alumbramiento o expulsión de la placenta puede darse dentro o fuera de la tina, aunque muchos prefieren hacerlo fuera para checar que todo esté correcto antes de dar por terminado el parto.

Durante todo el proceso, la madre debe estar acompañada por una partera o personal médico preparado para poder aplicar esta técnica correctamente, de manera que nada salga fuera de lo previsto y así poder evitar complicaciones.

Este tipo de parto natural se caracteriza porque es permitido que otros miembros de la familia, o personas que la madre considere, estén presentes durante la labor, convirtiéndose en su punto focal; es decir, la persona en la cual pone su concentración para superar las emociones por las que atraviesa durante ese momento.

¿Qué beneficios trae el parto natural bajo el agua?

El objetivo del parto bajo el agua es crear un ambiente similar al de saco amniótico para él bebe, al igual que generar una sensación de comodidad para la madre y así reducir el estrés generado en la labor de parto, haciendo de este momento una experiencia maravillosa y distinta a la que se vive en la camilla de un centro médico.

Los beneficios más comunes de un parto bajo el agua son:

  • La madre sentirá alivio del dolor durante el proceso al estar sumergida en agua tibia que relaja la musculatura.
  • La madre tiene una mayor sensación de privacidad, especialmente si se da en casa, y se sentirá más relajada en comparación con dar a luz en una camilla.
  • La madre logra una mayor satisfacción materna.
  • Al estar en el agua la embarazada puede ubicarse en la posición más beneficiosa para acomodar al bebe en el canal de parto.
  • La etapa de dilatación dura menos a diferencia de un trabajo de parto natural tradicional.
  • La madre logra una dilatación menos forzada, evitando así la aplicación de una episiotomía.
  • Él bebe pasa por una transición más confortable.

Estos son solo algunos de los beneficios que podrías disfrutar si decides vivir esta experiencia con tu núcleo familiar para celebrar la venida al mundo del nuevo miembro de la familia.

¿Qué preparación lleva organizar un parto bajo el agua?

Lo primero que se debe procurar antes de intentar un parto bajo el agua es que la madre esté lo suficientemente documentada, confiada y decidida para vivir esta experiencia y así sepa qué esperar de ella y cómo afrontar cada etapa.

Seguidamente se debe decidir la locación donde se practicará el parto, si será un parto natural en casa o en un centro materno / hospitalario.

Dependiendo de donde se realice esta práctica, la piscina empleada para la realización de la misma puede estar más o menos acondicionada. 

Algunas de estas poseen orificios internos (jacuzzi) por los cuales expulsan una cantidad de agua a presión leve de manera de producir un masaje corporal en la madre mientras está en el trabajo de parto. Lo importante es que la tina tenga un tamaño adecuado para que la madre quepa con facilidad y pueda tomar todas las posiciones que desee para parir a su criatura.

Con el objetivo de realizar el parto bajo el agua sin inconvenientes, el profesional que supervisa la gestación debe confirmar que dicho embarazo no presenta ninguna de las condiciones descritas a continuación:

  • Parto prematuro, es decir, tener menos de 37 semanas de gestación.
  • Que la madre tenga una infección.
  • Parto gemelar.
  • Presentar sangrado durante la etapa de dilatación.
  • Haber roto la fuente hace más de 24 horas.
  • Haber tenido una cesárea en su anterior embarazo.

Si presenta alguna de estas condiciones la opción de un parto natural bajo el agua debe descartarse. Existen otras condiciones como la hipertensión en la madre, diabetes, canal de parto estrecho, placenta previa que deben ser evaluadas por un especialista si se desea aplicar este método para evitar complicaciones innecesarias. 

Consulta con tu especialista para informarle de tu posible deseo de intentar esta práctica y él te orientará con respecto a su viabilidad según tus condiciones y las de tu bebé.

Las personas que asistirán en el proceso (partera, médicos y enfermeras) deben estar debidamente entrenadas con los protocolos a seguir antes, durante y después de cada una de las etapas del trabajo de parto bajo el agua, así como las herramientas tecnológicas necesarias para checar los signos vitales del bebé mientras se realiza este procedimiento. 

Los acompañantes deberán también recibir una inducción de cómo apoyar a la parturienta, ayudándola a salir del agua, si es el caso, con la intención de caminar distancias cortas para prepararse nuevamente y sumergirse dentro de la piscina o tina; igualmente a cambiar de posición cada vez que ella lo requiera. 

Se sugiere utilizar ropa cómoda y estar dispuestos a mojarse de vez en cuando. También se deben preparar suficientes toallas, ropa tibia y mantas para secar, abrigar y evitar resfriarse.

Si decidiste intentar un parto natural bajo el agua consulta con tu médico que es quien está llevando el control de tu embarazo y sabrá si puedes optar por este tipo parto y no pierdas la oportunidad de vivir esta experiencia maravillosa que te unirá más a tu hijo.