Parto en Casa Vs Parto en el Hospital: ¿Cuál es el mejor?

Todas las mujeres desean que el momento del parto de sus hijos sean perfectos. Tradicionalmente los nacimientos se han realizado en los centros hospitalarios bajo la supervisión del médico tratante y teniendo a disposición todo el equipamiento médico en caso de ser necesario. 

En la actualidad se ha retomado el auge de realizar los partos en casa, como lo hacían nuestras tatarabuelas, pero, más allá de la simple preferencia, ¿Cuál es el mejor lugar para realizar el parto de tu hijo, en la casa o en el hospital?

Siga leyendo para que conozcas los pros y los contras de cada uno de estos lugares donde puedes traer al mundo a tu bebé.

Parto planificado en el hogar

Primeramente aclaremos que este artículo trata de la selección o de escoger el lugar donde nacerá el nuevo bebé, no hablamos de partos en el hogar que se dan de manera fortuita porque se adelanta el trabajo de parto y el niño nace allí inesperadamente.

Aclarado el asunto, el parto planificado en el hogar es aquel que se decide de antemano que se realizará en la vivienda familiar, tomando en cuenta la preparación previa requerida para contar con los insumos necesarios, la adecuación del espacio y las personas que servirán de apoyo para el nacimiento (parteras, familiares, etc).

Decidir que el nacimiento del nuevo miembro de la familia se realizará en el hogar pasa por la evaluación de pros y contras que ayudarán en la decisión. Entre ellos tenemos:

PROS CONTRAS
Estar en la comodidad, privacidad y familiaridad de su hogar. Si se presentan complicaciones con el trabajo de parto la madre deberá ser trasladada al hospital y esto consume tiempo valioso
Sus familiares y/o amigos podrán acompañarla en este hermoso momento No tiene acceso a insumos médicos y medicamentos rápidamente para resolver alguna contingencia.
Ofrece una sensación de mayor control por parte de la madre de su trabajo de parto. Tiene un mayor riesgo de lesiones o complicaciones tanto para la madre como para el niño
Hace la experiencia del parto mucho más placentera En casa no se puede colocar la epidural
No tiene que trasladarse al hospital en pleno trabajo de parto  Es más riesgoso para las primerizas.
Quien se encargará de los cuidados posteriores de la madre y el niño es alguien conocido.
Es más fácil y cómodo planificar un parto bajo el agua

 

Recuerde documentarse lo más que pueda sobre el parto planificado en casa para bajar un poco las dudas, el nivel de stress y la incertidumbre que esta decisión trae sobre usted y su familia.

Parto planificado en el hospital

En los hospitales y centros de atención médica se registra el mayor número de nacimientos porque a la mayoría de las madres les genera mayor confianza parir en un sitio que cuenta con todos los medicamentos y equipos médicos por si se presenta alguna contrariedad. 

Los partos en hospitales tienen una serie de pros y contras que debes conocer antes de tomar la decisión de dónde nacerá tu hijo:

PROS CONTRAS
Eres atendida por un obstetra y además tienes a la mano otros especialistas por si se requieren No tendrás toda la privacidad que te gustaría
Cuenta con medicamentos y equipos médicos disponibles en caso de ser necesario El acceso durante el trabajo de parto es limitado para los familiares y amigos
Las complicaciones pueden ser atendidas con mayor rapidez y efectividad

 

La mayoría de los obstetras prefieren recomendar a sus pacientes dar a luz en hospitales y centros de maternidad porque es un ambiente mucho más equipado y controlado por ellos que brinda mejores recursos, tanto para la madre como para el niño; pero al final la decisión es suya.

Otros elementos a considerar

La evaluación de los pros y contras de ambos sitios no debe ser el único elemento determinante para que la madre decida dónde tener a su bebé. Existen otra serie de factores que son también muy importantes y que pueden ser realmente definitivos para determinar el sitio para el parto.

Por su formación y experiencia, los médicos pueden identificar a las mujeres para quienes un parto en casa sería menos riesgoso que para otras; por eso su médico tratante podría decirle cuál de las dos opciones es la que mejor le conviene según las características de su embarazo. 

Entre los criterios que toman en cuenta los galenos para autorizar los partos en el hogar tenemos:

  • Que la madre no tenga enfermedades preexistentes como por ejemplo hipertensión arterial, diabetes, problemas cardíacos, problemas de coagulación u otros problemas en la sangre, etc
  • Que la madre no muestre ninguna enfermedad significativa durante el embarazo como preeclampsia, toxoplasmosis, diabetes gestacional, entre otras.
  • No haber tenido cesáreas previas.
  • Que no sea un parto múltiple (que tenga un solo feto).
  • Que la ecografía demuestre que posee una presentación cefálica; es decir, el bebé debe venir de cabeza, no de nalgas, ni de pies o acostado horizontalmente. 
  • Que la ecografía demuestre que no existen complicaciones con el cordón umbilical ni la placenta (placenta previa).

El trabajo de parto en casa puede darse únicamente después de las 36 semanas y antes de la semana 41. Cualquier parto fuera de esas fechas deberá ser realizado mediante cesárea en un hospital o centro hospitalario.

Algunas mujeres se sienten más confiadas al parir en un hospital o centro hospitalario porque lo consideran mejor equipado para atender cualquier emergencia que pueda surgir. Otras sin embargo valoran más la comodidad y privacidad que les ofrece planificar un parto en el hogar.  

Hay que recordar que cada uno de estos sitios tiene sus pros y contras y que además cada embarazo es completamente distinto a otro. Por eso la madre que desee tomar esta importante decisión debe evaluar muy bien todos estos factores y los riesgos potenciales más allá de una simple preferencia; ya que está en juego su integridad y la del nuevo miembro de la familia. 

La decisión de si realizar un parto en casa o un parto en el hospital debe tomarla la madre, atendiendo las observaciones de su médico que es el que conoce con exactitud las condiciones de su embarazo y sabe qué es lo que más le conviene a usted y su bebé.