Manejo del Dolor en el Trabajo de Parto

Durante el embarazo, es normal que la futura madre lidie con distintos niveles de dolor a medida que progresa su periodo de gestación, pero ninguno como el experimentado al momento de dar a luz, y es por eso que lo llaman trabajo de parto.

En el trabajo de parto el cuerpo de la mujer pasa por un proceso en el cual el cuello uterino llega a expandirse para poder expulsar al bebé a través del canal de parto fuera de su cuerpo y traerlo a este nuevo mundo.

Todo este proceso de dilatación y expulsión forza el organismo de la mujer hasta niveles insospechados y por eso es tan doloroso; además de que experimenta sentimientos de ansiedad, estrés y preocupación que agravan la situación.

Es por esto que es muy importante que desde muy temprano en el embarazo la mujer empiece a conocer cuáles son todos los mecanismos naturales y medicados con los que cuenta para poder hacer un manejo del dolor efectivo y llevar a feliz término su parto natural o cesárea sin tanto dolor y con la mínima afectación a la criatura.

La importancia de saber manejar el dolor 

Al estar relajada, con un mínimo de stress y sabiendo cómo manejar los distintos niveles de dolor durante el parto, facilitan el nacimiento del bebé y hacen de esta experiencia menos traumática para la madre; por eso aquí estaremos explicándole algunas maneras o métodos que la ayudarán a aliviar estas sensaciones y dolores y pueda disminuir el impacto de los mismos durante las etapas del parto.

Si una mujer no es capaz de tolerar el dolor no podrá tener la concentración requerida para atender las instrucciones que su médico le indique para traer al mundo a su criatura.

Si de manera natural no se puede hacer un manejo efectivo de los dolores de parto el médico puede hacer uso de ciertos medicamentos que ayudarán a tolerar mejor el dolor, afectando muy poco al bebé.

Primeramente, los profesionales a cargo de guiarla durante el trabajo de parto hacen uso de técnicas de relajación y respiración que ayudarán a lidiar también con todas las emociones y sensaciones que se viven tan intensamente al momento de parir. 

Debe confiar en su médico y seguir sus instrucciones para que el proceso fluya con mayor rapidez y logre aliviar o tolerar alguna de estas dolencias. Estando relajada su cuerpo reaccionará debidamente al parto natural, disminuyendo el impacto del trabajo de parto en la madre y él bebé.

Si aun con estos métodos no es posible manejar el dolor, entonces el médico recurrirá a medicamentos que la ayudarán a tener una mejor tolerancia al dolor propio de un parto natural

Si el nacimiento de su bebé amerita de una cesárea, y al ser éste un procedimiento quirúrgico más complejo, es obligatorio el uso de anestésicos y otros medicamentos para poder realizar la intervención de la manera menos dolorosa posible.

¿Cuáles son las técnicas más comunes para el manejo del dolor?

Son muchas las técnicas o métodos para el manejo del dolor durante la labor de parto, mientras más de estas conozcas podrás decidir mejor (junto a tu médico) cuál se adecua a ti y a tu bebé.

Entre las formas más comunes de manejar el dolor a las cuales recurren la mayoría de las madres y doctores para lograr un parto natural se encuentran:

Relajación y respiración 

Suena tan sencillo, pero debido a la situación que experimenta la madre le costará aplicar esta técnica; sin embargo, no es imposible. 

Durante esta técnica la persona que acompaña a la madre será el punto focal y deberá guiarla en este proceso. Esta persona deberá estar preparada para asumir el rol de guiarla, calmarla, recordarle respirar y ayudarla a conseguir esa frecuencia de respiración y sincronización entre las inhalaciones y el efecto de pujar acompasado con las contracciones.

Con la técnica de respiración se puede manejar las contracciones de las etapas del parto, ya que se logra una respiración rítmica correcta que ayudará a mantener a la madre oxigenada y de igual manera al bebé.

Esta técnica ayuda a disminuir las probabilidades de llegar a aplicar una cesárea o un parto asistido porque la madre ayuda pujando a salir al bebé más fácilmente.

Actualmente es común que las madres asistan a clases de respiración y relajación en los meses del embarazo, acompañadas de algún miembro de su familia, para que ambos aprendan cómo se debe realizar. También ayuda aprender técnicas de relajación y visualización para mantenerse lo más calmada posible.

Uso del agua

El uso de agua durante el proceso de parto ha resultado muy positivo para el manejo del dolor. Es por esto que en ocasiones a la madre la bañan con agua tibia acorde a su temperatura corporal con el objetivo de relajar los músculos y hacer que las etapas del parto se produzcan más tempranamente, evitando así alargar la labor más de la cuenta.

También se utiliza el agua para realizar el parto natural bajo el agua que hace de este proceso mucho más placentero. Si quieres conocer más del parto bajo el agua lee aquí nuestro artículo donde encontrarás información mucho más completa al respecto.

Masajes

Los masajes en zonas específicas como las caderas, parte baja del vientre, la espalda, piernas, etc, son normalmente realizados por el personal médico capacitado y en ocasiones pueden ayudar las personas que apoyan a la madre. 

Con estos masajes se ayudará a relajar los músculos y permitirle al cuerpo adaptarse al proceso del parto prontamente. 

Caminar

Antes de iniciar la etapa de expulsión del trabajo de parto es normal que se le indique a la madre que realice caminatas cortas en el lugar donde dará a luz, puesto que esto facilita el acomodo del bebé en la posición correcta para ser expulsado a través del canal de parto, de igual manera contribuye a distraer a la madre y crear una situación menos tensa por estar en una posición fija constantemente. 

Además de estas técnicas naturales y no invasivas, se encuentran otras técnicas que consisten en la aplicación de fármacos, cuya administración es realizada según el médico encargado y exclusivamente en caso de que se amerite según la evolución del trabajo de parto

En el parto natural normalmente no se aplican este tipo de técnicas, sin embargo, cuando el parto se extiende más de lo necesario, y aun habiendo aplicado técnicas naturales para el manejo del dolor, la madre puede llegar a experimentar un dolor que le cuesta soportar. Por supuesto para administrárselo se requiere de la aprobación por parte de la madre o sus familiares. 

Entre las opciones más comunes de fármacos para el manejo del dolor en partos naturales o cesáreas se encuentran:

Gas

El Monóxido de Dinitrógeno (N2O), mejor conocido como el gas de la risa, en ocasiones es suministrado a la parturienta durante una contracción, administrado a través de una máscara o boquilla. La aplicación de este método no genera efectos secundarios para la madre o él bebé y la relaja o adormece para tolerar mejor el dolor.

Anestesia epidural

Es una anestesia local inyectada en la parte baja de la espalda, la cual permite bloquear temporalmente los nervios encargados de transmitir el dolor, pero no hace que desaparezca completamente. 

Al aplicarla la madre no podrá moverse por cuenta propia, tendrá que apoyarse en quienes la rodean para encontrar una posición correcta para expulsar el bebé, si es por parto natural. Esta anestesia es la más utilizada en caso de cesáreas.

Morfina

Esta es la menos aceptada por las madres debido a los efectos secundarios que puede causar. Toma alrededor de 20 minutos para hacer efecto y adormece a la madre y al bebé. 

Es la más efectiva para aliviar el dolor, no obstante, tiene efectos secundarios en la respiración del bebe; aunque esto se revierte fácilmente con otros medicamentos, pero el bebe deberá estar en observación durante un periodo más largo de tiempo debido al uso de este fármaco.

Como ves existen muchas opciones, naturales o no, para el manejo del dolor para el parto natural y cesárea con los que se busca hacer del parto algo más tolerable sin que la salud de la madre y el niño corran riesgo alguno.