slot malaysia
Cuidados Posparto para la Madre y el Recién nacido

El trabajo de parto es el momento más preocupante e intenso de todo el embarazo y, cuando este concluye, luego de unos días estarás de vuelta en casa, acompañada del nuevo miembro de la familia que traerá consigo alegría y energía para el hogar, pero desafortunadamente tu careces de esa energía en estos momentos pues tu cuerpo ha pasado por una etapa fisiológicamente muy demandante por tener que formar un bebé dentro de ti durante 9 meses y luego parirlo.

El periodo posparto siempre es menos hablado que el periodo de embarazo y el trabajo de parto en sí, pero no por eso es menos importante y requiere de igual o más atención y preparación que las otras etapas pues tu cuerpo debe recuperarse del proceso de embarazo, trabajo de parto y ahora cuidar de tu bebé al mismo tiempo que cuidas de ti.

cuidados postparto

Cuidados posparto para la madre

Tu cuerpo cambiará luego de dar a luz, algunos de estos cambios serán físicos y otros a nivel emocional. Lo normal es pensar que toda tu energía y tiempo debe estar enfocada en tu nuevo bebé, pero no te olvides de ti. 

Hay cosas que toda madre debe volver una prioridad en el periodo posparto, algunas de estas nuevas prioridades son:

Seguir tomando tus suplementos nutricionales

Después del parto debes continuar tomando los suplementos vitamínicos que tomabas en el embarazo e incluso reforzar con algunos nuevos que recete el médico, recuerda que además de recuperarte de todo el impacto del parto debes mantenerte bien nutrida para poder cumplir con la lactancia materna.

Alimentarse balanceadamente y comer lo suficiente

Es común que la madre llegue a saltarse alguna comida cuando está tratando de cronometrarse junto con las necesidades del bebé, pero presentar una falta de nutrición te dejará sin energías para lidiar con todo lo que debas hacer; de igual manera no tendrás suficientes nutrientes para tu bebé cuando tengas que amamantarlo.

Evita saltarte las comidas, usa una alarma, pide la ayuda de tu pareja o quien te esté apoyando durante el periodo de recuperación para que puedas disponer de un tiempo libre para cada comida. Procura que la comida tenga alimentos de los tres grupos alimenticios para que no te falten nutrientes.

Mantenerte hidratada también es parte del cuidado ahora que estás en recuperación y amamantando, debes ingerir de 8 a 10 vasos de líquidos (agua, leche o jugo).

Descansar debidamente

Dormir es realmente importante en la etapa de recuperación, aunque ahora que tienes un recién nacido pueda resultar un poco difícil. Los bebés recién nacidos llegan a dormir aproximadamente unas 16 horas del día, entre periodos de 3 a 4 horas, lo ideal es que aproveches estos periodos de tiempo para descansar a la medida que lo hace tu bebé.

Aparte de estas prioridades claves para tu recuperación debes tener en cuenta muchas otras, ahora que tu bebé está fuera de tu cuerpo es normal que este experimente cambios nuevamente; como, por ejemplo, los senos al llenarse de leche. 

Debes adaptarte a los nuevos cambios en tu cuerpo después del parto, es normal que la hinchazón o volumen abdominal perdure por algunas semanas mientras el cuerpo se recupera, no te estreses por ello. Algunos médicos recomiendan el uso de fajas suaves para ayudar al cuerpo a volver a su estado natural. Tomar té de manzanilla podría ayudarle a bajar la inflamación más fácilmente.

Cuidados después de un parto vaginal

Si tuviste un parto vaginal, natural o asistido, es probable que se te realizará una episiotomía y esta herida dolerá las primeras semanas. Sentarse sobre una almohada ayudará a soportar el dolor y poner algo tibio cerca del área del perineo también podría ayudar.

Habiendo terminado el parto, las próximas horas y días siguientes comenzará a desprenderse la membrana mucosa superficial que recubría el útero durante el embarazo, así que ocasionará un flujo vaginal debido a esta membrana mezclado con sangre durante los siguientes días, si viene acompañado de dolor pélvico lo mejor sería llamar al doctor para que recete algún analgésico. El sangrado puede ser más abundante si tuviste un desgarre vaginal durante el parto

Si por el efecto de pujar para ayudar a salir al bebé tuviste algún problema de hemorroides, trátalas con baños de agua tibia durante 15 minutos dos veces al día, y aplica una crema para el tratamiento luego del secado.

En caso de presentar algún otro síntoma que le cause preocupación no se automedique, consulte con su médico para que le recete el tratamiento más adecuado. Al estar en período de lactancia se debe cuidar muy bien lo que se toma.

Cuidados después de un parto por cesárea

Si en lugar de un parto natural, diste a luz por cesárea estos cuidados pueden variar y tienden a ser más delicados, ya que la recuperación de un parto natural o asistido resulta más fácil y pronta que de una cesárea porque esta representa un mayor trauma físico para el cuerpo debido a la cirugía a la que se somete. 

En el caso de una cesárea, el cuerpo debe reposar aún más para poder recuperarse, también habrá movimientos limitados debido al tipo cirugía realizada y por eso se debe limitar el uso de escaleras por al menos dos semanas; además, no podrás cargar nada más pesado que tu bebé para no someter el cuerpo a un estrés físico.

La herida por la incisión realizada no se debe descuidar, lo normal es que el médico antes de darte de alta en el centro médico evalúe la herida ocasionada por la cirugía para comprobar que podrás recuperarte en casa sin problemas, siempre y cuando no hagas desarreglos. La herida debe permanecer limpia y seca para evitar infecciones y pueda cicatrizar lo más pronto posible

En caso de presentar dolores muy fuertes, se recomienda tomar analgésicos como el ibuprofeno, pero siempre consultando con tu médico tratante.

Cuidados para el recién nacido

Es importante hacerle saber, tanto a la madre como a sus familiares, los cuidados básicos del bebé, principalmente durante las primeras semanas, ya que son cruciales el resguardo del bebé debido a que sus defensas son bajas y es propenso a enfermarse más rápido que un adulto. 

Se debe mantener al bebé en un espacio con una temperatura acorde a la de su cuerpo. Normalmente se viste al bebé con ropa abrigadora, envuelto en un frazada o manta, preferiblemente se le debe cubrir la cabeza con un gorro suave y abrigador. 

Deben tener cuidado con los restos del cordón umbilical, conocido como muñón, hay que cuidar de no tocarlo ni ponerle nada encima que lo apriete para evitar infecciones. Deben procurar mantenerlo seco. El muñón se secará solo de 5 a 15 días de edad. 

No es recomendable dar baños extensos al bebé durante su primera semana de vida. Lo aconsejable es bañar al recién nacido haciendo uso de toallas húmedas o con una esponja húmeda y suave en las zonas que lo ameriten. La limpieza del neonato debe hacerse en una habitación sin corrientes de aire y con una temperatura cálida para no causar un resfriado al bebé. De igual manera se recomienda no exponer al bebé directamente a la luz del sol.

La alimentación del bebé debe ser exclusivamente lactancia materna a libre demanda; salvo que por alguna condición especial en la madre o el bebé se indique el uso de fórmulas especiales.

A la hora de dormir, debe ser colocado boca abajo o de lado, apoyado con una almohada, evitando así que se pueda ahogar si tiene gases o reflujo.

Como podrás ver, hay una serie de medidas o recomendaciones que se deben seguir para que el proceso de recuperación de la madre luego del trabajo de parto, ya sea un parto natural o por cesárea, sean más llevaderos. Seguir estas recomendaciones y las del tu médico de confianza te harán más llevadero este proceso.

Tener un par de manos extras en la casa de algún familiar o amigo allegado a la familia resultará beneficioso para asistir a la madre durante su recuperación y al niño en sus frágiles primeros días de vida. No temas pedir ayuda, tu y tu hijo la necesitan.